Sobre Rimmel

The London Look

La tendencias londinenses se reflejar en la gama de Rimmel: nuevos e innovadores tonos y productos con sigue la moda. Además, los productos de Rimmel son productos fáciles de usar, combinables entre sí y asequibles lo que permite estar a la vanguardia con los tonos de moda para tu maquillaje. Cada uno ha sido creado para que puedas experimentar con innovadores looks y puedas dar rienda suelta a tu creatividad. Para saber más sobre las tendencias de Londres y de cosmética, entra en este apartado!

NUESTROS PRODUCTOS

Rimmel & Kate Moss

Cuando llegó el momento de encontrar la imagen que representase a la Rimmel London, la verdad es que había más de una opción. Así, en septiembre de 2001, Rimmel firmó por primera vez en su historia, un contrato exclusivo con la supermodelo británica, Kate Moss, a nivel mundial.

Nacida y criada en Londres, Kate es la quintaesencia de una chica de Londres, aunque su estilo de vida y su profesión hacen que sea una mujer más internacional. Hit girl aspiracional pero a la vez muy accesible, con un estilo muy personal y peculiar. Por ello, es la imagen perfección para representar la esencia de Rimmel London, por su filosofía de no establecer reglas, y aun menos en belleza.

Kate empezo usando Rimmel desde que era una adolescente - "Heather Shimmer, el brillo de labios, era mi favorita", recuerda. "Hay tantas cosas que pasan en Londres, con todos los clubes, galerías y tenemos diseñadores increibles", comenta. "Tenemos la libertad de elección, y la gente puede crear su propio estilo."

La relación entre Kate Moss y Rimmel se ha convertido en uno de los partnerships más potentes del mundo de la belleza. Por un lado tenemos el conocimiento de la supermodelo en el mundo de la moda, que lo extrapola al mundo de los cosméticos de Rimmel, creando tonos frescos, urbanos y que permiten crear The London Look.

NUESTRAS ROSTROS

Desde 1834

LA BELLEZA AMA LO LEGENDARIO, Y NO HAY NADA MÁS LEGENDARIO QUE LA HISTORIA DE RIMMEL. ES UNA DE LAS PRIMERAS MARCAS DEL MUNDO DE LA COMÉTICA.

En la historia de la belleza hay muchas leyendas, pero pocas son tan emocionantes como la historia de Rimmel, una de las marcas de cosméticos más antiguas del mundo. En 1820, un respetado perfumista francés que había sido formado por el famoso Lubin (perfumista de la emperatriz Josefina, esposa de Napoleón I) aceptó una invitación para dirigir una perfumería en la prestigiosa Bond Street de Londres. El traslado a Londres fue un éxito tal que en 1834 abrió su propia perfumería junto a su hijo y aprendiz Eugène Rimmel, quien por entonces tenía 14 años. Así se fundó la Casa Rimmel.

Al tiempo que el negocio prosperaba, también lo hacía el talento de Eugène Rimmel. A la edad de 24 años, no solo se había convertido en un experto perfumista, sino también en un visionario de la cosmética que experimentaba con las fragancias y los colores y viajaba por todo el mundo en busca de ingredientes exóticos y nuevas ideas. Fue un pionero de la higiene personal y desarrolló algunos productos muy innovadores, entre ellos, enjuagues bucales, pomadas perfumadas y un ingenioso vaporizador de fragancias, mientras los miembros de la alta sociedad hacían cola en su perfumería insignia de Regent Street para comprar una amplia gama de perfumes con envoltorios exquisitos, jabones y esencias de baño, muchos de los cuales ostentaban emblemas reales.

Ya en esta época, Eugène Rimmel advirtió el potencial de la publicidad para atraer a un público más amplio y empezó a publicar catálogos profusamente ilustrados de pedidos por correo y se anunciaba en los programas del teatro. A su muerte, en 1887, sus dos hijos heredaron su emporio de belleza y continuaron expandiendo el éxito de su padre a escala internacional con el desarrollo de una amplia línea de colores especializada en productos para realzar los ojos, en particular, las revolucionarias máscaras para pestañas de Rimmel. Estas se hicieron tan famosas que "Rimmel" es, hoy por hoy, la palabra con la que se conoce a la máscara para pestañas en varios idiomas.

Después de la II Guerra Mundial, Robert y Rose Caplin, dueños de una agencia de publicidad de Londres, compraron Rimmel. En medio de una nueva ola de optimismo en Gran Bretaña, donde las heroínas de Hollywood se habían convertido en iconos de belleza para millones de mujeres, los Caplin, con una intuición digna del mismísimo Eugène Rimmel, se anticiparon al boom de la cosmética con una nueva gama de colores Rimmel, la modernización de los envases y el lanzamiento del primer estuche con una selección de maquillaje.

Coty & Rimmel

Durante la década de los 70 y 80, la empresa pasó por diferentes manos varias veces hasta que finalmente la compró Coty Inc. en 1996. Desde entonces, Rimmel no ha hecho más que crecer. Ha llevado su particular look londinense a más de 40 países en todo el mundo y se ha establecido como la marca de productos cosméticos británica con mayores ventas.

… ¡Y sigue en la vanguardia!

Lo que resulta más sorprendente es que una marca con tanta historia pueda ser tan actual, aunque por supuesto, Rimmel sigue con su tradición de romper todas las reglas. Fundada en Londres, Rimmel siempre ha estado al tanto de lo que pasa en esta ecléctica ciudad, en cuyo singular estilo callejero se inspira para crear una marca de productos de belleza muy diferente de todo lo que surge en Milán, París o Nueva York.

El estilo de Londres es ocurrente, moderno y vivo. Se trata de marcar tendencias, no de seguirlas. Es experimentar y expresar lo que uno lleva dentro. En una palabra, se trata de diversión. Y la gama de productos asequibles, llenos de color, contemporáneos y de primera calidad de Rimmel está concebida para que las mujeres del mundo real puedan hacer precisamente eso. ¿Por qué tener una sola identidad cuando se pueden tener tantas como se quiera? Con Rimmel, cambiar de look es tan fácil como montarte en el metro de Londres e ir desde Soho a Camden o desde Portobello a Notting Hill.

Sobre Coty